miércoles, abril 24, 2024
16.9 C
Oaxaca City
36,655FansMe gusta
658SeguidoresSeguir
spot_img

Domingo de Ramos en Juchitán, culto a los muertos en Semana Santa

Patricia Briseño
Fotos: Héctor Villalobos

OAXACA. Oax. El aroma de rosas, jazmines, claveles, girasoles y guie’chachis (flor de mayo) penetró por todos los rincones del panteón Domingo de Ramos, en el municipio de Juchitán de Zaragoza, en el Istmo de Tehuantepec, donde familias y amistades se dieron cita para recordar a los difuntos.

De acuerdo con religión cristiana, el Domingo de Ramos o Sexto Domingo de Cuaresma, se conmemora la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén; sin embargo, para los zapotecos de Juchitán es la fecha establecida para rendir tributo a quienes ya partieron del mundo terrenal.

El secretario de las Culturas y Artes de Oaxaca, Víctor Cata, explicó que  esta es “una tradición ancestral, que inicia con la Semana Santa en el panteón del mismo nombre, vigente hasta este siglo, a pesar de los sucesos dolorosos que sus habitantes han sobrellevado como el terremoto de 2017 y la pandemia del Covid 19”.

Dijo que la conmemoración tiene su antecedente con el comienzo del año zapoteco, cada 12 de marzo y terminaba el 17 de marzo. “Al iniciar el año zapoteco se recordaba a los ancestros, les pedían un año de prosperidad, de salud y relegaran lo negativo”.

El también escritor e historiador agregó: “esta costumbre se adecuó a la interpretación judío-cristiana, por eso los juchitecos visitan el panteón Domingo de Ramos que antes se llamó panteón de San Vicente Ferrer (Xabizende)”.

Observó que con la llegada de la religión católica se modificaron las fechas y se acomodó con la Semana Santa, por lo que varía en meses, que puede ser marzo o abril.

De su lado, Michel Pineda, director de la Casa de la Cultura de Juchitán, agregó que los antiguos zapotecos Binnigula´sa estaban íntimamente relacionados con la naturaleza, brindándole un valor sagrado a la tierra, al cielo y a todo lo que los rodea.

“En el Istmo se conserva hasta la actualidad una festividad que hace referencia a la gran celebración del inicio del calendario antiguo, dedicado a los dioses zapotecos, sincretizado con el culto a San José (saa guidxi) y celebrado hasta los días posteriores (19 de marzo), previos al equinoccio de primavera y de la Semana Santa”.

A diferencia del resto del país, según la tradición católica, que fija el Domingo de Ramos para la bendición de las palmas, en Juchitán es un domingo de convivencia familiar con aquellos que dejaron este mundo, cuyos restos están depositados en el panteón municipal llamado también Domingo de Ramos, ubicado en la Tercera Sección de Juchitán.

El camposanto, que tiene unas cinco mil tumbas, semeja una unidad habitacional debido a que la mayoría de los sepulcros están construidos como pequeñas viviendas, para que en esta fecha los vivos puedan entrar en ellas para comer, beber y recordar a sus familiares.

Las tumbas de los recién fallecidos, que aún no cuentan con el cuartito de concreto, están en medio de una enramada, también adornada con flores multicolores, veladoras y comida a manera de ofrenda.

“Junto a la tumba, los familiares y amigos platican las anécdotas del difunto, mientras degustan bebidas y platillos típicos. Varios cantan o contratan a un trio”, comentó el profesor Tomás Chiñas (Tona taati´).

No obstante, el ritual inició días anteriores cuando los deudos acudieron a limpiar y pintar el sepulcro, mientras que la autoridad local se encargó de garantizar el suministro de agua en piletas, pintar los sanitarios y revisar las salidas de emergencia.

El domingo pasado, desde temprana hora, las tumbas lucieron con flores frescas, veladoras y fotografías, mientras que en los pasillos decenas de mujeres juchitecas montaron puestos de venta de agua de frutas, garnachas, pollo garnachero, dulces tradicionales, cervezas y, sobre todo, tamales de iguana.

“El tamal de iguana es el alimento indispensable en esta fecha. La iguana, tiene un valor metafórico, semántico y cultural; representa la miseria, la pérdida, la tristeza” destacó Víctor Cata.

 EL DATO:

En Juchitán, la celebración de Día de Muertos y Fieles Difuntos, el 1 y 2 noviembre, se le nombra Biguie’, voz zapoteca que quiere decir altar de los muertos. Por lo regular, las familias permanecen en esa fecha en casa, frente al altar instalado en recuerdo a su difunto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Resumen informativo

24/04/2024Resumen informativo
23/04/2024Resumen informativo
22/04/2024Resumen informativo
20/04/2024Resumen informativo
19/04/2024Resumen informativo

Destacadas

Noticias relacionadas
Noticias

Invitan a votar por Stand de Oaxaca en concurso del Tianguis Turístico 2024

Redacción OAXACA, Oax. Autoridades de la Secretaría de Turismo (Sectur)...

Gobierno de Oaxaca prueba WiFi gratuito en el Zócalo de la ciudad

Maira Ricárdez OAXACA, Oax. El Gobierno de Oaxaca inició una...

Decanos del periodismo oaxaqueño incentivan a escribir la historia de la prensa local

Redacción OAXACA, Oax. Los periodistas decanos Leandro Hernández Romero y...

Entrevista comisión legislativa a aspirantes a presidir la Contraloría del IEEPCO

Comunicado OAXACA, Oax. El Congreso del Estado, a través de...